domingo, 23 de julio de 2017

Las mentiras de Gernika

http://www.lavanguardia.com/cultura/20170426/422014207076/mentiras-gernika-bombardeo.html 26/04/2017 
  • Las mentiras de Gernika 
  • El profesor Xabier Irujo desvela cómo los regímenes de Franco, Hitler y Mussolini trataron de esconder y minimizar la masacre en la villa vizcaína
  •  
  • Así quedó Gernika tras el bombardeo del 26 de abril de 1937 (Getty Images)


“Yo cruzaba cadáveres de mujeres y niños que habían sido muertos, según huían del pueblo, por las bombas y las ametralladoras de los aviones. ‘Ayes’ de moribundos y agonizantes destrozaban mis oídos. Nunca podré olvidar aquel cuadro trágico en el que una mujer llevaba entre sus brazos a un niñito y lo estrechaba contra su pecho. El niño gritaba: Amatxo, hiltzera noa (Amatxo, voy a morir), y la madre envolviendo a su hijito con los cabellos desgreñados, mientras corría inconscientemente, al azar, le respondía: Ez beldurtu ume; biak hilko gara (No te asustes, hijo, moriremos los dos). Apenas había terminado de hablar la madre, un avión, descendiendo a veinte metros, los ametralló y mató”. Este es solo uno de los testimonios que el 26 de abril de 1937 sobrevivió al bombardeo de Gernika. Xabier Irujo, director del Centro de Estudios Vascos de la Universidad de Nevada, desmonta las mentiras sobre el indiscriminado ataque en su libro Gernika (CRITICA).
El 26 de abril, el día del ataque, había mercado, como cada lunes, y la villa podía albergar hasta 12.000 personas.
El Gobierno de Euskadi había enviado trenes especiales a fin de abastecer de comida a la masa de refugiados de Bilbao, que sufría los efectos del bloqueo naval. Ello explica la masiva afluencia de gente al mercado. Apenas diez días después del bombardeo la cifra de refugiados en Bilbao se elevó a 150.000 personas y llegó a 250.000, según el cónsul norteamericano en Bilbao, William E. Chapman. En Bilbao había hambre y en Gernika había comida, de modo que se enviaba fundamentalmente a mujeres y niños a comer a estos mercados situados en áreas rurales con abundancia de huertas y campos de siembra.
Gernika, ¿un bombardeo de terror y un experimento de guerra?
Ambas cosas. Mediante este bombardeo se pretendió sellar la guerra en Euskadi pero al mismo tiempo el mando alemán y, en particular el coronel Wolfram von Richthofen, experimentaron en Gernika un nuevo modelo o estrategia de bombardeo consistente en inmovilizar a las víctimas dentro de un anillo de fuego generado por bombas explosivas de gran tamaño y una extraordinaria proporción de bombas incendiarias. No fue éste el único experimento de la Legión Cóndor en general o de Richthofen en particular, quien durante la campaña de Polonia redujo la ciudad mercado de Frampol a cenizas en el curso de otro experimento de guerra.

¿Quién ordenó bombardear Gernika?
Franco. Nadie más podía ordenar un bombardeo sobre una población. Por supuesto, la movilización de 59 aviones, el 20% de la fuerza aérea rebelde en abril de 1937 sobre un único objetivo durante tres horas y media, no pudo pasar inadvertida al general Alfredo Kindelán, jefe del aire del ejército golpista. En este caso, como en las más de 1.000 operaciones de bombardeo ejecutadas en suelo vasco entre julio de 1936 y agosto de 1937, se siguió la cadena de mando y la disposición del artículo tercero de las ordenanzas del aire: la orden de bombardeo sobre poblaciones sólo puede emanar del cuartel general del generalísimo.
¿El ataque a Gernika estaba planeado para el lunes 19 de abril? ¿Por qué se cambió la fecha?
El mal tiempo obligó a los bombarderos rebeldes a quedarse en tierra varios días entre el 12 y el 24 de abril. El día 19, donde no llovió abundantemente pero las nubes eran excesivamente bajas, marcaba el paso de las tres semanas tras las cuales, de acuerdo con los planes de la ofensiva de primavera sobre el frente vasco, caería Bilbao. Coincidía además con una fecha muy importante en el calendario nazi, el 20 de abril era el cumpleaños de Hitler. Pero el día 20 las tropas rebeldes apenas habían avanzado 15 kilómetros hacia el norte y menos de 5 kilómetros hacia el oeste y se hallaban aún a dos meses de alcanzar Bilbao. El bombardeo debía realizarse un lunes, día de mercado, por lo que se aplazó una semana, hasta el día 26.
Nadie más que Franco podía ordenar un bombardeo sobre una población”
Xabier Irujo
Director del Centro de Estudios Vascos de la Universidad de Nevada
Tomar Bilbao, a la que se había sometido al bloqueo naval, seguía siendo una tarea “difícil y durísima si no se quebranta la moral del enemigo”, según reconoció el general italiano Ettore Bastico.
Bastico, Pinna, Castellani y Velardi entre otros líderes italianos eran seguidores de las doctrinas del domino del aire de Giulio Douhet y conocedores del valor psicológico de los bombardeos como arma de terror tras las campañas de Libia y Abisinia. Pero el mando alemán también creía en este poder y los bombardeos de Varsovia y Rotterdam son buenos ejemplos de ello. Siguiendo esta lógica de golpear fuertemente y quebrar la moral del enemigo, los tres mandos implicados en el bombardeo de Gernika solicitaron la rendición de las fuerzas vascas al gobierno vasco el 27 de abril, inmediatamente después del bombardeo.
¿El pacto de no intervención de las potencias europeas durante la Guerra Civil española fue una “farsa deshonesta”, como dijo el embajador estadounidense en España?
Sí lo fue. De hecho fue la primera gran mentira: “Italia y Alemania no han enviado tropas en apoyo de Franco… son voluntarios”. Acto seguido, se subrayó el papel de estos regímenes en el seno del comité de no-intervención y se negó a la República la compra de armamento. Tal como señaló el reportero británico George L. Steer, cuando el aviador Karl G. Schmidt fue capturado el 4 de enero de 1937 después de que su Junker Ju52 fuese derribado mientras bombardeaba Bilbao, los gudaris que lo apresaron comprobaron que su paracaídas de seda había sido fabricado en Alemania en una fecha interesante: veinticuatro horas antes de la adopción del acuerdo de no intervención por parte de Hitler. Por todo ello, el periodista Claud Cockburn aseguró que no había que creer nada hasta que no fuera oficialmente negado.

Portada del libro 'Gernika', de Xavier Irujo
Portada del libro 'Gernika', de Xavier Irujo (LV)
Entonces, la Guerra Civil española no fue ni civil ni española…
Fue mucho más que una guerra, y mucho más que civil y española. Ninguno de los principales líderes de ambos bandos entendía que fuera una guerra civil y española, un concepto acuñado con evidentes intereses políticos en el seno del comité de no-intervención. El cardenal Gomá expresó con contundencia que aquella era una guerra “por la salvación de Europa”. También Hitler opinaba que aquella era una lucha en la que la intervención alemana había sido masiva y decisiva: “Una cosa es absolutamente segura. La gente dice que fue una intervención divina la que decidió la guerra civil en favor de Franco; quizá sea así, pero no fue una intervención del estilo de las de la Madre de Dios, sino la intervención del general alemán von Richthofen y de las bombas de sus escuadrones que llovían desde el cielo las que decidieron la cuestión”.
Y el escenario bélico español permitió poner a prueba la maquinaria de guerra alemana, partiendo de la base que dirigentes nazis como Göring pensaba que la Segunda Guerra Mundial se libraría y se ganaría en el aire…
No se equivocaba. La Segunda Guerra Mundial se sentenció con dos bombas atómicas. La demostración de este inmenso potencial de la aviación de bombardeo le valió a Göring el título de sucesor de Hitler ampliando notablemente su esfera de poder dentro del Tercer Reich, y algo no menos importante, le permitió multiplicar por cinco su sueldo en muy pocos años gracias a las exhibiciones de potencia de fuego de la Legión Cóndor durante la guerra.

El ataque tenía que ser en lunes, día de mercado, cuando se reunían más de 10.000 personas en Gernika
El ataque tenía que ser en lunes, día de mercado, cuando se reunían más de 10.000 personas en Gernika (Getty Images)
En el bando republicano, en cambio, las autoridades vascas solicitaban a diario que les enviaran cazas. Sin éxito.
Así fue. Del total absoluto de 340 aviones de la aviación rebelde el 17 de abril 1937, incluyendo aquellos que se encontraban en proceso de montaje, el 58% estaba bajo mando directo extranjero y 303 eran de origen alemán o italiano, esto es, un 89%. Frente a esta masa aérea, Bilbao estaba defendido por ocho cazas a principios de abril de 1937 y el campo de aviación de Lamiako en Leioa sufrió 18 bombardeos entre el 6 de abril y el 16 de mayo de 1937. Uno de los telegramas más dramáticos es el del lehendakari Agirre solicitando aviones de caza al president Companys el 9 de abril. Éste, obviamente, tampoco tenía ninguno.
¿Por qué no hay órdenes de bombardeo firmadas por los altos mandos españoles?
Nadie quería firmar éstas y otras órdenes comprometidas. Richthofen describió en su diario cómo Mola se negó a firmar la orden de bombardear una fábrica y cómo le tuvo que obligar a hacerlo. Probablemente ésta fue una de las pocas órdenes de bombardeo que firmó un general en el curso de la guerra. Hay un documento particularmente interesante firmado por Carlo Bossi en Salamanca el 4 de mayo de 1937, días después del bombardeo de Gernika, en el que expresa que “no sería superfluo estar en posesión de la documentación con la que, cuando las circunstancias lo permitan, se pueda desligar por completo nuestra responsabilidad de la del Gobierno Nacional por las masacres del pasado y del porvenir”. Era importante borrar cualquier evidencia documental de la comisión de cualquier tipo de atrocidad. Y a partir del 4 de mayo los partes oficiales de bombardeo italianos pasan a ser completamente genéricos e imprecisos. Los alemanes lo fueron desde un principio.
El lehendakari Agirre solicitó aviones al president Companys pero este tampoco tenía ninguno”
Xabier Irujo
Proyectiles pesados, ametrallamientos aéreos y bombas incendiarias cayendo durante 3 horas, con los aviones volando en círculo para mantener a la población dentro del “perímetro de fuego”…
El bombardeo se llevó a cabo en varias fases. En una primera, un solitario Heinkel He51 en dirección este-oeste bombardeó con seis bombas de 10 kilos el centro urbano. Posteriormente los tres bombarderos de la escuadrilla experimental de von Moreau atacaron el centro urbano y destruyeron el sistema de bombeo de agua y, minutos después, los italianos bombardearon el centro urbano en dirección norte-sur. Esta primera fase provocó que los servicios de emergencia acudieran al centro y que los civiles se protegieran en los refugios, donde a muchos de ellos les aguardaba una muerte segura. En una segunda fase, los cazas y aviones de ataque a tierra ametrallaron y bombardearon en círculo, generando un perímetro de fuego alrededor de la villa y evitando que nadie abandonara Gernika. En una tercera fase, los Junkers Ju52 procedentes de Burgos se acercaron desde el norte, por el mar, sin ser avistados, y también bombardearon el centro. Lanzaron gran cantidad de bombas destructivas de 250 kilos y miles de incendiarias. Tras 100 minutos de ataque, los cazas y los aviones de ataque a tierra volvieron a generar un círculo de fuego durante otros 100 minutos, evitando que las últimas víctimas abandonaran la villa y murieran enterradas bajo los escombros, incineradas o ametralladas.
¿Lo primero que murió en Gernika fue la verdad?
Nunca he compartido esa expresión. En Gernika murieron seres humanos de carne y hueso, como resultado de un experimento de guerra. Aparte de esto, la verdad nunca murió y la historiografía en torno al bombardeo es testigo de ello. La dictadura censuró durante cuarenta años el acceso a la verdad e impuso su verdad oficial o alternativa a la que otorgó el apelativo de “la única verdad”. En suma, el régimen franquista procuró matar y enterrar la verdad, pero no lo logró. Y si se continúa invirtiendo en educación, las labores de investigación que se seguirán realizando en el futuro en torno a ésta y otras atrocidades lograrán que impere la verdad sobre la mentira. La obra ya clásica de Herbert R. Southworth trata en amplitud sobre la mentira franquista y neofranquista en torno al caso Gernika.

Gernika, un bombardeo de terror y un experimento de guerra
Gernika, un bombardeo de terror y un experimento de guerra (Getty Images)
¿Cuántas personas fallecieron en el ataque?
Más de 2.000 personas perdieron la vida en Gernika el 26 de abril. El debate en torno al número de víctimas es una mera cuestión metodológica. Todos los documentos de que disponemos y cincuenta testimonios directos corroboran esta cifra. Todos ellos cumplen los ocho principios básicos para la valoración de las evidencias historiográficas. Estos cincuenta testimonios constituyen el 100% de los testigos directos del bombardeo que dieron a conocer de forma libre y sin coacción un número de víctimas mortales en un momento próximo al tiempo en el que tuvieron lugar los hechos en cuestión, suscribieron un número de víctimas igual o superior al proporcionado por el reportero George Steer (800 víctimas mortales), en línea con la relación de víctimas mortales elaborada por el gobierno de Euskadi. La literatura reduccionista se limita a tildar de “exageraciones” estas cifras sin ningún aporte documental. El caso de la utilización indebida e incluso fraudulenta de fuentes históricas en el caso del refugio de Andra Mari, donde hubo entre 450 y 500 víctimas mortales y se ha pretendido reducir a 45, es un ejemplo evidente de este intento por enterrar la verdad y por hacer desaparecer la memoria de las víctimas.
Las tropas franquistas cercaron Gernika, pero no recuperaron ni identificaron los cuerpos. Lo que hicieron fue borrar cualquier indicio material del bombardeo. ¿Incluso los registros de fallecidos?
Se borró todo, se rasgaron páginas de registros y se tacharon nombres de los libros parroquiales. Pero fundamentalmente, tal como expresaron algunos de los prisioneros de guerra obligados a llevar a cabo las labores de desescombro, cuando encontraban cadáveres los obligaban a continuar trabajando, sin realizar ningún registro. Los cuerpos de las víctimas fueron retirados con el resto de los escombros a los depósitos de despojos. De hecho, las tareas de la primera fase de desescombro de la villa no dieron comienzo hasta el 21 de febrero de 1939, casi dos años después del bombardeo, y el 24 de diciembre de 1941 no se había concluido ni tan siquiera el desescombro del casco antiguo. Tras haber retirado 91.000 m3 de escombro durante más de tres años de trabajo no se registró ni una sola muerte.
Más de 2.000 personas perdieron la vida en Gernika el 26 de abril
Xabier Irujo
Aún así, ni el informe que hicieron Vicente Machimbarrena y J. Miláns del Bosch (ambos miembros del ejército franquista) pudo negar que existió el bombardeo.
Así es. Ni éste ni el informe Estanislao Herrán lograron borrar la verdad. En esencia, Franco ordenó escribir estas dos exposiciones a fin de dotar de carácter “científico” a la versión oficial y sin embargo aún hay autores que citan estos dos informes como si se tratara de fuentes históricas fiables y veraces. La literatura reduccionista o revisionista basa sus versiones de la verdad en documentos que carecen de toda credibilidad, al tiempo que omite o desacredita de forma sistemática los testimonios orales y los documentos producidos por reporteros y observadores internacionales sin el menor aporte documental que lo soporte. Metodológica y éticamente, esto es del todo inapropiado.
¿Franco llegó a vetar una investigación del Comité de No Intervención?
Sí. El 27 de abril el bombardeo ya había saltado a la primera plana de la prensa mundial y se convirtió de inmediato en un tema de enorme calado mediático. Por citar dos ejemplos, The New York Times publicó 63 artículos sobre el bombardeo en los 76 días que separan el 26 de abril del 14 de julio y La Vanguardia publicó un total de 93 artículos sobre el bombardeo en 1937, 72 de ellos antes de que Picasso colgara su magnífico lienzo en la exposición universal de París. Este hecho provocó la mentira franquista y, como reacción a la misma, el lehendakari Agirre pidió una investigación internacional neutral. Franco negó esta posibilidad y tanto Joachim von Ribbentrop como Dino Grandi se encargaron de dinamitar esta iniciativa en el seno del comité de no-intervención esgrimiendo que los muertos en Gernika “ciudad de segunda o tercera importancia” no eran muchos y que, por consiguiente, este hecho no merecía una atención especial.


Vecinos de Gernika, poco después del bombardeo
Vecinos de Gernika, poco después del bombardeo (Getty Images)
Y se instauró la ley del silencio, incluso entre los habitantes de Gernika…
Hablar del bombardeo fue durante mucho tiempo delito. Una anécdota lo ilustra. Un nuevo párroco fue destinado a Gernika tras el bombardeo, encargado de perpetuar la historia del incendio. Un día tras otro el sacerdote repetía desde el púlpito la misma historia a los fieles, muchos de los cuales acudían a diario a misa. Tras un tiempo dos de estas mujeres comentaron al sacerdote en privado que ellos no habían quemado Gernika y que la villa había sido bombardeada. Un día después se presentaron las autoridades ante las puertas de ambas. Allí se les rasuró y se les dio de beber aceite de ricino. Posteriormente fueron paseadas a través de Gernika durante todo un día. Cumplieron una pena de 27 meses en prisión. Así aprendieron a repetir que Gernika había sido pasto de las llamas.
¿Gernika fue un símbolo?
Gernika se convirtió en un símbolo de las libertades y de la democracia a partir del siglo XVIII y, fundamentalmente, tras la Primera Guerra Carlista cuando en 1853 Iparragirre compuso el zortziko Gernikako Arbola, que es un himno para los vascos. Y por constituir tal símbolo ha sido objeto de graves violencias. Cien años antes del bombardeo, bajo el lema del partido liberal “fueros y petróleo”, el general Baldomero Espartero ordenó quemar el roble de Gernika, la Casa de Juntas y el conjunto de la villa, y colocar una inscripción sobre sus ruinas en la que se leyera: “Aquí fue Gernika”. Los símbolos atraen a menudo lo mejor y lo peor de cada pueblo y en consecuencia son objeto de veneración y también de vejación.
Hablar del bombardeo fue durante mucho tiempo delito, incluso en Gernika


sábado, 22 de julio de 2017

Mikel Basarte / Pasajero expulsado del vuelo VY7888 de Vueling “Si ante 200 personas se trata así a alguien, qué pasará en las deportaciones masivas”

De los 176 asientos del vuelo Vueling VY7888 que el pasado sábado se disponía a despegar desde Barcelona hacia Dakar (Senegal), tres de ellos, al final del pasillo, iban ocupados de un modo “especial”. Dos policías con guantes custodiaban a un joven maniatado que, en un estado fuerte de nerviosismo, gritaba pidiendo ayuda. El caso lo conocerán. Ha tenido cierta repercusión y no porque los vuelos de deportación sean una novedad. La novedad es la protesta. “Expulsados varios pasajeros de un vuelo a Senegal que protestaron por una deportación”. Un hombre atado reclamando auxilio y un grupo de pasajeros poniendo en cuestión una situación que pisoteaba los derechos humanos básicos. Once personas expulsadas del avión, no por haber ejercido ningún tipo de resistencia o protesta física dentro de la aeronave, sino por protestar señalando lo que sucedía.
Mikel Basarte contesta al teléfono. Ya ha dado alguna que otra entrevista, pero le pido que, además de hablar del caso, lo hagamos del comportamiento social, de cómo se comportó el micromundo que había dentro de aquel avión. Mientras hablamos, Basarte se dirige, cinco días después de ser desalojado de aquel vuelo, de nuevo al aeropuerto.
¿Qué pasó el sábado en el avión? 
Pasó que cuando se disponía a despegar se escucharon unos gritos desesperados en la parte de atrás. Tras esos gritos, muchas personas nos levantamos a enterarnos de qué estaba pasando. Cuando les preguntamos a las azafatas, no nos dijeron nada. Preguntamos si era un vuelo de deportación, porque algunas personas habíamos oído hablar de este tipo de expulsiones. Por más que preguntábamos, nadie nos decía nada. Entre tanto, el avión no despegaba por un problema con el equipaje, según nos dijeron. Entonces, la escena era la siguiente: decenas de personas de pie en el pasillo, el chico gritando y bastante confusión y debate entre los pasajeros. 
¿Cuál era el debate?
Muchos pasajeros pensábamos que aquello estaba siendo un agravio a los derechos humanos básicos y que, en esas circunstancias, no se podía volar. Y había quien esgrimía que lo prioritario era volar y que no servía para nada quejarse. Yo, personalmente, discrepo. Antes de todo estaba la salud de este chico.
¿Llegó a ver al chico?
Durante el transcurso de la hora y media de espera, me acerqué a la zona de atrás a ver si podía ver a esta persona. Y lo que vi fue un chico maniatado, entre dos personas que llevaban guantes y que, con una cara de nerviosismo extremo, decía no quiero volar, je suis malade (estoy enfermo). Entonces, bueno, la verdad es que la situación hablaba por sí sola.
¿Ante esos gritos de socorro y aquella situación extendida durante hora y media, nadie de Vueling informó al pasaje de qué estaba pasando? 
Vueling no hizo ninguna comunicación de lo que estaba pasando. 
¿Y después?
Hora y media después se nos informa de que va a entrar la Guardia Civil, que va a sacar a la persona a deportar y que además se va a sacar también a todo el pasaje. Esto, efectivamente, sucede así y cuando nos disponemos a salir todos del avión, justo en la puerta que da al pasillo, la Policía Nacional da voz a dos pasajeros que, en los debates en el pasillo, consideraban que había que volar a pesar del estado de este chico. Estos dos pasajeros señalan a seis personas, entre ellas, a mí. Al resto del pasaje se les dijo que se les iba a volver a introducir y que iban a volar con otra tripulación distinta. Pero cuando al resto del pasaje se le iba a reintroducir, parece ser que en un proceso similar, se señala a otros cinco más a los que ya no se les deja volver tampoco. Y allí nos juntamos los once. Nos piden los pasaportes, nos identifican y nos tienen un espacio largo de tiempo, sin saber nada, hasta que nos acompañan en una lanzadera a que recogiéramos nuestras maletas y nos fuéramos del aeropuerto.
Es decir, dos personas que, imagino, se consideraban del lado del “orden” identifican a quienes se habían manifestado en contra del desorden que allí estaba pasando. Y la Guardia Civil toma a aquellas dos personas como la voz autorizada y os expulsan por opinar de esta manera, entiendo, porque no hubo ningún tipo de protesta o acto físico, ¿no?
¡En absoluto! No hubo acto físico de ningún tipo. Fue algo totalmente arbitrario. Hubo personas que en los debates manifestaron su rechazo a volar con esa persona en esas circunstancias que no fueron seleccionadas. Y hubo personas que no dijeron nada en los debates que sí fueron seleccionadas para quedarse en tierra. Esto demuestra la arbitrariedad de aquella selección en la que se dio potestad a esas dos personas que opinaban que sí había que volar, personas a las que se les dejó decidir, in situ, quienes sí y quiénes no podían volar.
¿Se conocían de algo los expulsados?
No, los expulsados no nos conocíamos de nada. Yo, por ejemplo, iba solo en el avión. 
¿Qué le dijo su familia cuando llamó para contar que se había quedado en tierra? 
Mis seres queridos mostraron, lo primero, asombro al conocer esta realidad de las deportaciones que no conocían y, después, apoyo inmediato. Hemos sentido apoyo desde todos los flancos de la sociedad, apoyo masivo y unánime. Pero no apoyo por ser unos héroes, ni mucho menos, sino porque hemos hecho lo que haría en esta situación cualquiera con un mínimo de cordura ética. Hay que decir que los expulsados fuimos once y sobre la base de un criterio arbitrario, pero fueron muchos más los que, en mayor o menor grado de intensidad, cuestionaron aquella situación que se estaba viviendo dentro del avión.
¿Cree que les espera algún castigo?
El delegado del Gobierno en Catalunya ha salido en prensa diciendo que el Gobierno español no nos va a sancionar, así que, en ese sentido al menos, se va abriendo paso la cordura. Pero más allá de eso, cuando los abogados que nos han ido asesorando nos den información completa, ya iremos informando públicamente.
Uno veía los telediarios hablando de este caso el mismo sábado y domingo y la moraleja venía a ser algo así como que se habían metido en un gran lío innecesario. 
Yo volvería a hacerlo. Pero no yo, lo haría cualquiera de las personas que me rodean, con las que yo convivo. Era una cosa de sentido común, más allá de lo que uno opine, o de la importancia que cada uno le dé a una temática como esta. Es lo mínimo. Yo, en concreto, no he visto ningún telediario. Porque lo que hemos vivido estos días ha sido incertidumbre y confusión. Y nerviosismo respecto a lo que nos podía pasar. Hay una preocupación lógica cuando te hablan de que hay leyes que contemplan entre 45.000 y 90.000 euros de sanción, cuando no habíamos hecho nada más que algo normal y legítimo en esa circunstancia. Somos once personas que queríamos volar, no se nos ha dejado volar por reaccionar como consideramos natural ante una situación así y se ha montado un escándalo alrededor.
¿Ha servido para algo lo que han hecho?
Al final el deportado volvió a ser introducido en el avión, en un estado de salud preocupante, expuesto a cinco horas de vuelo, y no sabemos ni dónde ni cómo se encuentra. Pero esto ha servido para sacar a la luz esta macabra realidad de deportaciones en vuelos comerciales como una modalidad más de deportaciones de personas. Desde un punto de vista humanitario este suceso es algo apestoso, pero no es más que un reflujo de la cloaca ética en la que se sustenta esta sociedad. Me he enterado de que el día 24 habrá otro vuelo de deportación a Guinea Conakry, en este caso un vuelo de deportación masivo. Si delante de todo un pasaje de casi 200 personas se es capaz de llevar a una persona maniatada, en un estado de nerviosismo extremo y gritando que está enferma, me preocupa pensar qué debe de pasar en un avión en el que todos los pasajeros son personas deportadas. Según nos han contado quienes llevan ya años estudiando los casos de estos vuelos a nivel europeo, se han dado casos de fallecimientos. Son situaciones lamentables para cualquier moral mínima.

Autor Gerardo Tecé

Soy Gerardo Tecé. Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto.
....................................................

OTRA COSA: Anticapitalistas. Repensar la revolución. La Granja (Segovia) del 22 al 27 de agosto


Turquía. Liturgia fascista de Erdogan en Washington

Las agresiones y autoritarismo de los guardaespaldas del presidente turco Erdogan en Washington evidencian de nuevo la espina dorsal del fascismo.    22 Mayo 2017

Liturgia fascista de Erdogan en Washington           
Un guardaespaldas de Erdogan agrede a un manifestante en Washington.

Tarde del 16 de mayo en Dupont Circle, el barrio de las embajadas de Washington DC. Miembros de la comunidad kurda se concentran en Sheridan Circle, una rotonda justo en frente de la residencia oficial del embajador de Turquía en Estados Unidos. Esperan la llegada del presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, que viene de reunirse con Donald Trump en un amistoso encuentro en la Casa Blanca. Decenas de guardaespaldas rodean el vehículo del mandatario turco mientras los manifestantes cantan consignas contra el presidente a un centenar de metros de distancia.
De repente, de forma coordinada, un grupo de turcos favorables a Erdogan y algunos elementos de su equipo de seguridad arremeten con brutalidad contra los kurdos y algunos de sus simpatizantes. La violencia es extrema. Un guardaespaldas estrangula por momentos a una mujer mientras esta intenta zafarse de su agresor. Guardias trajeados arrollan a un hombre que lleva un megáfono y le propinan varias patadas en la espalda y en la cabeza hasta que acaba con el rostro hinchado y ensangrentado. La policía municipal de Washington intenta interceder y uno de sus agentes es agredido por los oficiales turcos. Aun así, la intervención de contención policial es providencial para evitar que los más exaltados se ceben con los heridos. Después del asalto, nueve personas son ingresadas en el hospital.
“Hoy he experimentado de primera mano hasta dónde llega la brutalidad del fascismo turco. […] Un guardia de seguridad me ha cogido. Me ha estrangulado y bloqueado la cabeza hasta reventarme una vaso sanguíneo del ojo. Me agarraba y me decía que me mataría. Milagrosamente un hombre que pasaba en coche me ha ayudada a entrar en su vehículo. Este hombre me ha salvado la vida”. Así narra la agresión de la que fue víctima Ceren Borazan, una estudiante kurda nacida en Turquía hace 26 años y que reside en Washington, quien participó en la manifestación.
Borazan explica que después de este episodio se siente muy dolorida físicamente y relata la pesadilla que está viviendo. “Temo por mi vida. Desde que ha pasado esto y mi foto ha salido por todos los medios, recibo muchísimas amenazas de muerte. Me dicen que conocen mi dirección. Que saben dónde vive mi familia. Tengo miedo de volver a Turquía pero también tengo miedo aquí, en Estados Unidos”, confiesa con la voz entrecortada. “Para ellos, todos los kurdos somos terroristas. Yo sólo estaba allí por la defensa de la democracia y de los derechos humanos”, añade.
En un análisis de los audios que contienen las grabaciones del momento de la agresión, realizado por el medio estadounidense The Daily Caller, se llega a la conclusión de que fue el mismo Erdogan quien ordenó la segunda carga, la más brutal. Según este estudio, en la escena se puede escuchar que algunos guardias dicen “ha dicho que ataquemos”, segundos antes del inicio de la acción. En un vídeo se ve de forma evidente como un jefe de seguridad consulta a Erdogan, que se encuentra dentro de su vehículo oficial, y como, casi inmediatamente, da la orden de actuar a los hombres que finalmente agreden a los allí congregados. Erdogan sale del coche y durante medio minuto mira la acción impasible hasta que, finalmente, entra en la residencia del embajador turco.
La escena fue tan escandalosa que incluso la policía de Washington organizó una rueda prensa para denunciar lo acontecido, apuntando que los guardias de seguridad tienen visa diplomática, algo que impide que se pueda hacer justicia con aquellos involucrados en las palizas del pasado martes. Hasta el senador republicano John McCain condenó los hechos en Twitter: “Esto son los Estados Unidos de América. Nosotros no hacemos esto aquí”. Por su parte, Donald Trump, tan dado a los comentarios sobre la actualidad política en las redes sociales, ha optado por el silencio, algo que ha enfadado a las víctimas.
Acostumbrados a una extrema derecha europea que en los últimos años ha intentado maquillar su carácter esencialmente violento con el fin de ganar apoyo popular y situarse en las instituciones democráticas, la liturgia autoritaria de los guardaespaldas de Erdogan evidencia de nuevo la espina dorsal del fascismo. La limpieza interna mediante métodos violentos es una de las características de un Estado fascista, en el que se normaliza la persecución social, policial y judicial de los considerados enemigos.
Después de la demostración de la soldadesca de Erdogan en el corazón político de Estados Unidos, nadie debe dudar ya del carácter fascista del gobierno turco. Erdogan se vio reforzado por el fallido golpe de Estado del 15 de julio de 2016, momento que aprovechó para intensificar la purga. Si las autoridades turcas son capaces de asaltar brutalmente a manifestantes pacíficos en Washington, ¿qué no harán en el interior de las cárceles en Turquía? Amnistía Internacional (AI) ya ha denunciado en repetidas ocasiones el incremento de las torturas en centros de detención turcos desde el pasado verano y el Consejo por la Prevención de la Tortura del Consejo de Europa realizó un informe que Erdogan se negó a publicar.
El fascismo en Turquía se ve alentado por el silencio europeo. En juego está el acuerdo en materia de refugiados que firmaron en marzo del año pasado la Unión Europea y el gobierno turco, para garantizar las devoluciones de migrantes sirios que llegasen a Grecia desde Turquía. Si bien este acuerdo bilateral ha reducido el tráfico de personas a través de la ruta más mortal, las condiciones de vida de los refugiados sirios en territorio turco son, a menudo, infrahumanas.
Según AI, “la mayoría de la población refugiada siria infantil no tiene acceso a la educación, y la mayoría de la población refugiada siria adulta no tiene acceso a un empleo legal”. A pesar de esta realidad, la Unión Europea entiende que Turquía es su mayor aliado para acabar con la presión migratoria en sus fronteras. Europa calla a cambio de una solución temporal para el problema de los refugiados. Con la Unión Europea a sus pies y con la aprobación de Donald Trump por su lucha común contra Estado Islámico, Erdogan ha entendido el mensaje. El fascismo en Turquía tiene carta blanca.
.................................................

OTRA COSA: Ochenta días en silencio por las víctimas del genocidio franquista 


viernes, 21 de julio de 2017

Fotogalería: El largo camino hacia la liberación de Raqqa

http://kurdistanamericalatina.org/fotogaleria-el-largo-camino-hacia-la-liberacion-de-raqqa/

Las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS), compuesta por milicias kurdas, árabes y de otras nacionalidades, se transformó en una de las organizaciones más eficaces en la lucha contra el Estado Islámico (ISIS).
Desde hace varios meses, las FDS avanzan hacia Raqqa, ciudad del norte de Siria controlada por los terroristas desde el 2014 y que ISIS designó como capital de su Califato.
En el trayecto hacia la localidad, las FDS han liberados decenas de pueblos y aldeas, y rescatado a miles de civiles que vivían en las condiciones más terribles y oscuras en las zonas donde dominaban los terroristas.
La agencia de noticias Firat News* acompaña a los y las combatientes de las FDS en su lucha por la liberación, mostrando la vida cotidiana de milicianos y pobladores. En El Furgón presentamos algunas de las imágenes de los alrededores de Raqqa, tomadas en las últimas semanas.

FUENTE: ANF (https://anfespanol.com)
.................................................

OTRA COSA: 18 de julio del 36: Un pasado sin justicia 


El mundo se beneficia de la riqueza de África


Los 48 países subsaharianos recibieron 161.600 millones de dólares del exterior en 2015 y enviaron fuera, mediante repatriación de beneficios o evasión, 203.000 millones. Mark Curtis / Tim Jones - 21 de Junio de 2017 http://ctxt.es/es/20170621/Politica/13372/Africa-expolio-riqueza-ayuda-occidente.htm

<p>Imagen general de la mina de coltán Luwowo, cerca de Rubaya, en República Democrática del Congo. Marzo de 2014.</p>
Imagen general de la mina de coltán Luwowo, cerca de Rubaya, en República Democrática del Congo. Marzo de 2014. MONUSCO/Sylvain Liechti


-----------------------------------------------------------------------------------------------------
África [1] es rica, en su potencial abundancia de minerales, en trabajadores cualificados, en nuevos negocios en auge y en biodiversidad. Su gente debería tener éxito y sus economías deberían prosperar, pero muchos de los que viven en los 48 países del África subsahariana siguen atrapados por la pobreza, mientras las personas de fuera del continente extraen gran parte de su riqueza.
La investigación  recogida en este informe calcula la circulación de recursos financieros que entra y sale de África y algunos de los costes clave que el resto del mundo impone sobre África. El resultado obtenido es que los países de África son en su conjunto acreedores netos del resto del mundo por valor de 41.300 millones de dólares en 2015 [2]. Por tanto, hay mucha más riqueza abandonando el continente más pobre del mundo que la que ingresa.
En 2015, los países de África recibieron 161.600 millones de dólares, en su mayoría mediante créditos, remesas de particulares y ayuda en forma de donaciones. Aun así, 203.000 millones salieron de África, tanto de manera directa (mediante la repatriación de los beneficios de las grandes corporaciones y el el traslado ilegal de dinero fuera del continente, sobre todo) como indirecta, a causa de los costes que el resto del mundo impone por el cambio climático.
Los países africanos reciben aproximadamente unos 19.000 millones de dólares de ayudas mediante donaciones, pero más de tres veces ese importe (68.000 millones de dólares), escapa en fuga de capitales
--Los países africanos reciben aproximadamente unos 19.000 millones de dólares de ayudas mediante donaciones, pero más de tres veces ese importe (68.000 millones de dólares), escapa en fuga de capitales, porque las compañías multinacionales manipulan de forma deliberada el valor de sus importaciones o exportaciones para pagar menos impuestos [3].
--Aunque los africanos reciben remesas particulares del extranjero por valor de 31.000 millones de dólares, las empresas multinacionales que operan en el continente repatrían beneficios de regreso a sus países por un importe similar (32.000 millones de dólares) cada año.
--Los gobiernos africanos recibieron préstamos por valor de 32.800 millones de dólares en 2015, pero pagaron 18.000 millones de dólares en intereses de la deuda y pagos de capital, lo que resultó en el rápido crecimiento del nivel total de endeudamiento.
--Se calcula que las prácticas ilegales de explotación forestal, pesca y comercio de fauna y flora silvestre, sustraen cerca de 29.000 millones de dólares de África cada año.
El resto del mundo extrae los recursos de África de otras formas también, pero no existen cifras al respecto. Por ejemplo, las políticas comerciales dan como resultado que los bienes agrícolas sin procesar a menudo se exporten de países africanos para ser refinados en otros países, lo que causa que la mayor parte de su valor se obtenga fuera.
Los números demuestran que el resto del mundo se beneficia de la riqueza del continente, más incluso que la mayoría de sus habitantes, pero los gobiernos de los países ricos sencillamente cuentan a sus ciudadanos que los programas de cooperación están ayudando a África, aunque esto no sea más que una maniobra de distracción y un engaño.
Nuestras cifras comprenden tanto el desplazamiento de recursos financieros como dos tipos de costes que el resto del mundo impone a los países africanos. En primer lugar, está el coste de que los países africanos se adapten al cambio climático (un proceso que ha sido causado en su mayor parte por los países ricos industrializados e industrializadores, no por África), que asciende a 10.600  millones de dólares al año. Y luego está el coste para África de mitigar el cambio climático (reorientar las economías africanas en una senda de bajas emisiones de carbono), consecuencia también de la necesidad de hacer frente al cambio climático, que supone un coste anual todavía mayor: 26.000  millones de dólares. Estos costes se incluyen aquí porque conllevan un gasto para África, una pérdida de recursos, en procesos que no son de su responsabilidad [4].
Es hora de replantear la situación
Los que aseguran que están ayudando a África necesitan replantearse su papel. Su prioridad debería ser: lo primero es no hacer daño, porque en la actualidad se está causando mucho daño. En particular, se siguen robando miles de millones a los ciudadanos africanos por las insuficientes medidas globales para reducir la elusión de impuestos. El gobierno británico es particularmente responsable porque encabeza la enorme red de paraísos fiscales extranjeros (una descripción más apta de los cuales sería jurisdicciones secretas) que facilitan este desfalco, una situación que podría empeorar bastante después del Brexit. Otros países ricos tampoco colaboran para evitar la elusión fiscal que practican sus empresas multinacionales [5].
La segunda prioridad de las personas de fuera de África debería ser reconsiderar la ayuda para hacerla servir como reparación por la extracción continuada de riqueza y otros daños causados. La ayuda debería fijarse en relación con el daño causado, y dejar de ser una cantidad arbitraria que los propios gobiernos fijan en base a su ‘generosidad’. Además, la redistribución de la riqueza es importante para cualquier sociedad porque sirve para abordar las injusticias y garantizar que todo el mundo pueda vivir una vida digna. Uno de los problemas actuales de la ‘ayuda’ es que sitúa a los países occidentales en el papel de benevolentes benefactores que entregan su riqueza a los países pobres, pero la realidad demuestra todo lo contrario. Como describió Jason Hickel, de la London School of Economics, la ayuda no existe en ningún sentido de la palabra, si tenemos en cuenta los flujos actuales de riqueza [6].
La extracción actual de la riqueza de los países pobres hacia los ricos es la continuación de una tendencia histórica. En su libro Capitalism and Colonial Production (Capitalismo y producción colonial), Hamza Alavi calcula que el flujo de recursos de India hacia el Reino Unido entre 1793 y 1803 fue de aproximadamente 2  millones de libras al año, el equivalente de muchos miles de millones de hoy en día [7]. El teólogo británico Robert Beckford ofreció un cálculo aproximado que situaba en 7,5 billones de libras la riqueza que el Reino Unido había sustraído a los países africanos mediante el tráfico de esclavos [8].
África es rica
África no es pobre. Aunque muchas personas de África viven en la pobreza, el continente posee una riqueza considerable. Uno de los problemas principales es que el resto del mundo, sobre todo los países occidentales, extraen mucho más de lo que ingresan. Mientras tanto, impulsan modelos económicos que promueven la pobreza y la desigualdad, a menudo en connivencia con las élites africanas.
En 2015, los países africanos exportaron al resto del mundo minerales y petróleo por valor de 232.000  millones de dólares. El valor de las reservas minerales sobre el terreno es todavía mayor
África genera grandes cantidades de riqueza y, en algunos aspectos, es un continente en auge. Por ejemplo, las 500 empresas africanas más importantes registraron un volumen de negocios colectivo de 698.000 millones de dólares en 2014 [9]. En 2015, los países africanos exportaron al resto del mundo minerales y petróleo por valor de 232.000  millones de dólares [10]. Por supuesto, el valor de las reservas minerales sobre el terreno es todavía mayor: el potencial de riqueza mineral de Sudáfrica se calcula aproximadamente en 2,5 billones de  dólares [11] y el valor las reservas minerales por descubrir en la República Democrática del Congo se calcula en la astronómica cifra de 24 billones de  dólares [12].
Estas cifras son muy elevadas, pero las razones que explican por qué la mayoría de las personas de África no se beneficia de ellas y por qué en realidad el actual modo de extracción de minerales conduce a un mayor empobrecimiento son diversas, entre ellas:
1. Las empresas extranjeras se quedan la mayor parte de los beneficios que genera la riqueza natural de África
Cuando las empresas extranjeras exportan bienes primarios como por ejemplo los minerales de países africanos, a menudo estos gobiernos obtienen solo beneficios marginales, puesto que la recaudación tributaria que reciben de esas empresas es mínima. En sectores clave como la minería, el gas o el petróleo, las empresas tienden a pagar muy pocos impuestos o reciben incentivos fiscales que reducen la carga todavía más. En todo caso, las empresas saben cómo evitar con facilidad el pago de sus obligaciones tributarias utilizando prácticas de planificación fiscal a través de paraísos fiscales. Muchas de las políticas fiscales africanas son el resultado de las duraderas políticas de gobiernos occidentales que insisten en que África reduzca sus cargas fiscales para atraer inversión.
El dinero sale de África en parte porque la riqueza de África en recursos naturales sencillamente pertenece y es explotada por empresas extranjeras y privadas. Los gobiernos africanos solo tienen participaciones en una minoría de las inversiones extranjeras y, cuando las tienen, suelen ser pequeñas, por lo general en torno al 5-20% [13]. Hace poco, un informe realizado por War on Want concluyó que 101 empresas que cotizan en la London Stock Exchange (Bolsa de Londres) controlan en África recursos declarados por valor de 1,05 billones de  dólares en solo cinco productos básicos: petróleo, oro, diamantes, carbón y platino. Estas 101 empresas llevan a cabo operaciones mineras en 37 países africanos y son principalmente británicas, 59 de ellas constituidas en el Reino Unido. Sin embargo, unas 25 de las 101 empresas que cotizan en la LSE están constituidas en paraísos fiscales, fundamentalmente en las Islas Vírgenes Británicas, Guernesey y Jersey [14].
Por citar el ejemplo de un país, las cifras del Banco de la Reserva de Sudáfrica relativas a 2016 muestran cómo las empresas extranjeras sacan beneficios de Sudáfrica mucho más rápido de lo que reinvierten o de lo que las compañías nacionales traen de vuelta al país. El flujo de salida neto que se abonó a los propietarios de capital extranjero alcanzó los 174.000 millones de rands (11.900  millones de dólares) solo en el primer cuarto de 2016. Al caer los precios de los bienes primarios, las empresas multinacionales mineras como Lonmin, Anglo American y Glencore experimentaron una caída en el valor de sus acciones y estaban desesperadas por contentar a sus accionistas extranjeros, por lo que los dividendos de exportación aumentaron más rápido que los dividendos obtenidos en el extranjero de las empresas Sudafricanas. La liberalización de los controles de capital resulta en una casi nula capacidad de acción del gobierno de Sudáfrica para evitar este flujo de salida de capitales [15].

Las empresas roban riqueza
Los 68.000 millones de dólares que se han hurtado a África usando flujos internacionales de capital ilícitos suponen aproximadamente el 6,1% de todo el PIB del continente. Las empresas multinacionales están robando 48.200  millones de dólares solo con la facturación engañosa [16], según las cifras obtenidas por Global Financial Integrity [17]. Anteriores investigaciones realizadas por la Comisión Económica de Naciones Unidas para África obtuvieron cifras similares: las empresas multinacionales robaron cerca de 40.000  millones de dólares al año de los países africanos usando una facturación comercial falsa en la década anterior a 2010 [18].
Otro problema tremendo es la compra de concesiones por parte de las empresas a falsos precios de saldo, con frecuencia vinculados a casos de corrupción y a paraísos fiscales. En 2013, el Africa Progress Panel y Global Witness examinaron cinco importantes operaciones de venta de derechos de explotación minera en la República Democrática del Congo, cuyos acuerdos incluían compañías registradas en las Islas Vírgenes Británicas. Descubrieron que las compañías pagaron al menos 1.360  millones de dólares por debajo del valor real de mercado (casi el doble de lo que DR Congo gasta cada año en sanidad y educación juntas) [19].
Los que controlan los paraísos fiscales posibilitan que se robe la riqueza de África
Se está robando la riqueza a la gente de África mediante un proceso que permite que una pequeña minoría de africanos se enriquezca dejando que la riqueza salga de África. En este sentido, según un reciente informe sobre la riqueza de África, existen actualmente alrededor de 165.000 individuos con alto poder adquisitivo en África, que acumulan en conjunto posesiones por valor de 860.000  millones de dólares [20]. En 2016, había 24 milmillonarios en África con una riqueza combinada de 80.000  millones de dólares [21]. ¿Dónde guardan mayoritariamente estas personas su riqueza? En lugares secretos inscritos en paraísos fiscales con una baja tributación, como por ejemplo las Islas del Canal, Suiza o el Reino Unido [22]
Gabriel Zucman, un profesor de la London School of Economics, calculó en 2014 que los ricos de África acumulaban una cantidad que ascendía a 500.000 millones de dólares en paraísos fiscales, lo que equivaldría al 30% de toda la riqueza financiera de África. Como esta riqueza no paga impuestos, eso significa que las élites africanas han robado 15.000  millones de dólares de sus propios países, según el conservador cálculo de Zucman [23].

La pobreza de África es mucho más profunda de lo que suele divulgar el Banco Mundial
La pobreza de los africanos normales y corrientes está infradiagnosticada y sigue aumentando. Por lo general, las cifras que se emplean son las del Banco Mundial, que afirma que el número actual de personas en situación de extrema pobreza ha subido a los 388 millones, en comparación con los 284 millones de 1990 (aunque el porcentaje ha disminuido, y ha pasado de 56% a 43%) [24]. Sin embargo, el Banco Mundial define extrema pobreza como aquellas personas que viven con 1,90 dólares al día o menos [25]. Este argumento es engañoso porque alguien que vive con dos dólares al día es obvio que todavía es extremadamente pobre. Aunque tales umbrales de pobreza son problemáticos y arbitrarios en esencia, si se eleva el umbral, la escala de pobreza aumenta significativamente:
-- El Banco Mundial señala que un 67% de africanos vive con 3,10 dólares al día o menos (cerca de 670 millones de personas).
-- El Banco Mundial también indicó en 2013 que un 65% de africanos vivía con 3,10 dólares al día o menos (cerca de 615 millones de personas). Esto contrasta con los 500 millones de 1999, ya que según este cálculo el número de pobres en África ha aumentado hasta la fecha en más de 100 millones en el siglo XXI [26].
-- Otros cálculos sitúan la cifra en niveles mucho más elevados. Por ejemplo, el Banco de Desarrollo Africano calculó en 2011 que un 82% de africanos vivía con menos de 4 dólares al día (lo que equivaldría a más de 800 millones de personas) [27].
El hecho de que la pobreza en África sea tan abrumadora, y siga creciendo, pone de manifiesto la urgencia con la que hay que actuar para revertir el sistema de extracción de la riqueza de África.

Hace falta tomar medidas
El principal reto es desmantelar el sistema que extrae la riqueza de África. Para conseguirlo, hace falta que las organizaciones de la sociedad civil africana presionen para introducir cambios en sus países y que las organizaciones de la sociedad civil de los países que permiten que se extraiga esta riqueza, como por ejemplo el Reino Unido, hagan lo mismo. Las élites mundiales no tienen ningún interés personal en cambiar un sistema que les está beneficiando. Es crucial que las organizaciones de la sociedad civil hagan público el papel que desempeñan las empresas multinacionales y los gobiernos de los países del norte en el empobrecimiento de África, y que intensifiquen el trabajo de elaboración de coaliciones que acaben con la elusión fiscal y con otras injustas transferencias de recursos fuera de África.
Hemos elaborado una lista (no exhaustiva) de nueve políticas que podrían ayudar a invertir los flujos de recursos:
1. Promover políticas económicas que realmente conduzcan a un desarrollo equitativo.
La economía de África ha crecido a un ritmo del 5% en los últimos años, pero la pobreza todavía está muy arraigada y sigue aumentando, lo que demuestra que los actuales modelos económicos de crecimiento no están por lo general beneficiando a los más pobres. Durante décadas, los gobiernos occidentales han animado u obligado a los gobiernos africanos a que promuevan la liberalización y privatización del comercio y la inversión, como si la apertura de las economías fuese un fin en sí mismo. Estas políticas han enriquecido sobre todo a los inversores extranjeros, pero apenas han beneficiado a los habitantes de África. Hay que permitir y ayudar a que los gobiernos africanos puedan fomentar modelos de desarrollo que: creen y redistribuyan la riqueza de manera justa, creen trabajos para los ciudadanos, promuevan el bienestar social, garanticen la progresividad tributaria de los ricos y protejan los recursos naturales, los ecosistemas y los derechos y medios de vida de las comunidades que dependen de ellos. Las políticas económicas que apuestan por las empresas nacionales en lugar de por inversores extranjeros tienen más posibilidades de influir de forma positiva en el desarrollo. El este de Asia, que ha conseguido reducir los niveles de pobreza de forma drástica en las últimas décadas, lo hizo implementando una política clave que permitía la intervención del Estado en el fomento y desarrollo de las industrias nacionales. Con frecuencia, esto significaba imponer barreras comerciales proteccionistas que mantuvieran alejados a los competidores extranjeros hasta que las industrias fueran lo suficientemente fuertes como para competir en los mercados internacionales [28].
2. Reconsiderar la ‘ayuda’ como una reparación que, al menos, compense la riqueza que se extrae de África.
Hace falta un proceso internacional independiente que determine el grado de responsabilidad de cada país en la extracción de riqueza de África
Hace falta un proceso internacional independiente que determine el grado de responsabilidad de cada país en la extracción de riqueza de África. Ese proceso deberá incluir evaluaciones de todos los flujos de recursos que aparecen en este análisis, e incluir los costes asociados de adaptarse y mitigar el cambio climático. Las organizaciones de la sociedad civil y académica podrían elaborar análisis de la transferencia de recursos entre sus países y el resto del mundo. Hay que avanzar en el desarrollo de un sistema internacional de ayudas que no se base en donaciones voluntarias, sino en reparar el daño causado.
3. Transformar la ayuda en un proceso que realmente beneficie a África.
Actualmente, una gran parte de la ‘ayuda’ de los gobiernos occidentales, que aquí hemos considerado entradas, en realidad contribuye más a las salidas de África: pues se trata de ayudas que presionan para privatizar sectores clave (como los servicios públicos), para instaurar el libre comercio o una inversión privada sin restricciones puede dejar las economías a merced de una mayor explotación por parte de las empresas extranjeras. Si se pretende que la ayuda beneficie a África, tiene que desvincularse de los intereses empresariales de occidente y basarse en una lista de prioridades africanas negociadas mediante procesos abiertos en cada país. Para asegurarse de que funciona, el escrutinio sobre los programas de cooperación en el ámbito nacional e internacional tiene que ser mucho mayor.
4. Prohibir que las empresas multinacionales con filiales en paraísos fiscales operen en África.
Los gobiernos del norte y del sur deberían dejar de posponer la toma de medidas para abordar el problema de los paraísos fiscales. Ningún país debería consentir que operaran en sus países empresas con filiales en paraísos fiscales. Además, las bolsas de valores, como por ejemplo la de Londres, no deberían permitir que empresas cotizaran en ellas a menos que pudieran demostrar que sus estructuras no emplean paraísos fiscales y que pagan sus impuestos de manera justa en todos los países.
5. Permitir préstamos transparentes y responsables.
Los préstamos a los gobiernos pueden ser una buena fuente de financiación para realizar inversiones útiles, pero con mucha frecuencia se conceden de forma irresponsable. Se fomenta la irresponsabilidad entre las instituciones crediticias privadas porque cuando se produce una crisis de deuda, la respuesta del FMI, el Banco Mundial y otras instituciones es prestar más dinero, lo que permite que se paguen los altos intereses a las instituciones crediticias privadas mientras la deuda sigue creciendo. Hacen falta leyes que garanticen que todos los préstamos a los gobiernos sean transparentes en el momento de concederse, sobre todo en los EE.UU. y el Reino Unido, bajo cuyas leyes se conceden el 90% de los préstamos internacionales a los gobiernos [29]. También habría que crear en el seno de las Naciones Unidas un proceso de reestructuración de la deuda transparente e independiente que exija a las instituciones crediticias la cancelación de la deuda cuando sea necesario. Este proceso recibió el apoyo de 136 países de la ONU en 2015, y solo seis países se opusieron: EE.UU., Reino Unido, Alemania, Japón, Canadá e Israel [30].
6. Los gobiernos africanos tienen que dejar de depositar toda su fe en el sector extractivo, aunque donde continúe, deberían garantizar que paga una justa proporción de impuestos.
Los gobiernos africanos deberían conceder una menor prioridad al sector extractivo y centrarse en promover actividades económicas alternativas que favorezcan un crecimiento sostenible e inclusivo
Hoy en día, la existencia de una ‘maldición de los recursos’ recibe un amplio consenso: la paradoja, con algunas excepciones, según la cual los países con riqueza mineral, combustibles fósiles y recursos naturales no renovables en abundancia sufren democracias subdesarrolladas, un crecimiento económico más débil y peores efectos del desarrollo que los países con menores recursos naturales. Incluso el Banco Mundial afirma actualmente que “a medida que aumenta la proporción de riqueza nacional derivada de la extracción, empeoran los efectos sobre el desarrollo humano” [31]. Algunos países están empezando a reconocerlo mediante cambios legislativos [32]. Los gobiernos africanos deberían conceder una menor prioridad al sector extractivo y centrarse en promover actividades económicas alternativas que favorezcan un crecimiento sostenible e inclusivo. Cuándo y dónde continúe la extracción, las empresas deberían ser obligadas a pagar una justa proporción de impuestos y los costes del efecto negativo que provocan.
7. Los gobiernos de fuera de África tienen que compensar a África para que pueda afrontar los costes del cambio climático e intensificar las medidas para acabar con su adicción a los combustibles fósiles.
El volumen actual de ayuda financiera prometida a África para que pueda adaptarse y mitigar el cambio climático es flagrantemente insuficiente y equivale a que África siga pagando por el deterioro medioambiental que provoca el resto del mundo. Los países ricos industrializados e industrializadores tienen que ponerse de acuerdo y ejecutar urgentes recortes vinculantes en sus emisiones, en línea con su contribución histórica al problema del cambio climático y con sus recursos a día de hoy, además de entregar la compensación económica tantas veces prometida a los países, como los de África, que han hecho tan poco para causar este problema.
8. Los gobiernos africanos deben insistir a las empresas para que promuevan amplias políticas de corte local.
Para que los países africanos puedan beneficiarse de la inversión extranjera y conservar los beneficios potenciales de estas operaciones en cada país, tienen que insistir en que las empresas contraten y formen a un gran porcentaje de su plantilla con habitantes del país y que compren una gran parte de sus bienes y servicios en el ámbito nacional. Para conseguirlo, hace falta legislar e implementar la legislación, asegurar que las empresas respetan las leyes y no confiar en las promesas voluntarias de las empresas.
9. Diversos sectores de los medios de comunicación y la comunidad de ONG tienen que dejar de afirmar que los países occidentales, incluido el Reino Unido, están desempeñando papeles principalmente positivos o de ‘liderazgo’ en el desarrollo internacional, porque es falso.
En su lugar, tienen que hacer pública la realidad de las relaciones financieras de los países de occidente con África y centrarse menos en defender los programas de ayuda y más en abordar las causas reales de la pobreza y la desigualdad.
-----------------------------------
Esta investigación, realizada por Mark Curtis, del Curtis Research, y Tim Jones, de Jubilee Debt Campaign, está publicada en el informe Honest Accounts 2017. How the world profits from Africa’s wealth.
Este análisis fue financiado por Global Justice Now y está basado en estudios anteriores realizados por Health Poverty Action y sus colaboradores.
Traducción de Álvaro San José.
Notas:
1. En este informe utilizaremos África para referirnos a los 48 países que el Banco Mundial considera el África subsahariana. Hemos decidido no emplear el término África subsahariana por los numerosos problemas asociados a este término. Sin embargo, reconocemos que África también puede ser un término problemático puesto que este informe no incluye el norte de África.
2. El informe utiliza cifras de 2015 siempre que sea posible. Sin embargo, algunas cifras son un promedio de años anteriores, si creemos que este promedio refleja mejor la realidad que las cifras de un único año.
3. Esta práctica, que se conoce como trade misinvoicing (facturación engañosa o, a veces, manipulación de precios) es un método que permite desplazar dinero entre fronteras de forma ilícita, tergiversando de forma deliberada el valor de una transacción comercial que aparece en una factura que se entrega al servicio de aduanas.
4. Hay que tener en cuenta también que no se puede ser muy estricto con lo que se considera una entrada y una salida. Puede que muchas de las entradas que aquí se detallan no constituyan entradas reales de recursos. Por ejemplo, una gran parte de la ayuda no se ingresa en un país, sino en empresas o consultoras del país anfitrión (incluso cuando no se trata formalmente de ayuda vinculante). Además, puede que una gran parte de la inversión extranjera en los países de África no constituya un ingreso como tal, por ejemplo, si una compañía minera que extrae oro invierte 100  millones de dólares, pero gasta 75 en proveedores externos de equipamiento que beneficia a países no africanos, esta inversión podría todavía beneficiar al país (aunque también podría dañarlo, ya que una gran parte de la inversión extranjera puede dañar el medio ambiente o los derechos humanos, por ejemplo), pero no constituye un flujo de dinero en sí.
5. Véase en particular Narrative Report on the United Kingdom (Informe descriptivo sobre el Reino Unido).
6. Jason Hickel, Aid in Reverse: How Poor Countries Develop Rich Countries (Ayuda al revés: cómo los países pobres desarrollan a los países ricos), 18 de diciembre de 2013.
7. Citado en George Monbiot, Outsourcing Unrest (Externalizar el malestar), 17 de junio de 2009.
8. Documental de la BBC, The Empire Pays Back (El imperio devuelve el dinero)
9. Top 500 companies: How to thrive in 2016 (Las 500 empresas más grandes: Cómo prosperar en 2016), 24 de marzo de 2016.
10. Calculado a partir de la Tabla 2.1A, p.26, UNCTAD Handbook of Statistics 2016 (Manual de estadísticas de la UNCTAD 2016).
11. South Africa’s Minerals Worth Trillions of US Dollars – Committee Told (Los minerales de Sudáfrica valen billones de dólares, se hizo saber al Comité), 11 de junio de 2015.
12. UNEP Study Confirms DR Congo’s Potential as Environmental Powerhouse but Warns of Critical Threats (Un estudio de la PNUMA confirma el potencial de RD Congo como potencia medioambiental, pero advierte de la existencia de graves amenazas), 10 de octubre de 2011.
13. War on Want, The New Colonialism: Britain’s Scramble for Africa’s Energy and Mineral Resources (El Nuevo colonialismo: la pelea del Reino Unido por la energía y los recursos minerales de África), julio de 2016.
14. ibid.
15. Patrick Bond, That Whooshing Sound is Corporate Profits Leaving South Africa (Ese sonido sibiliante son las ganancias de las empresas saliendo de Sudáfrica), 22 de junio de 2016.
16. Esta práctica, que se conoce como trade misinvoicing (facturación engañosa o, a veces, manipulación de precios) es un método que permite desplazar dinero entre fronteras de forma ilícita, tergiversando de forma deliberada el valor de una transacción comercial que aparece en una factura que se entrega al servicio de aduanas.
17. Global Financial Integrity, Illicit Financial Flows from Developing Countries: 2004-2013, 2015 (Flujos financieros ilícitos en los países en vías de desarrollo: 2004-2013, 2015), pp.12, 37.
18. Africa Progress Panel, Illicit Financial Flows (Flujos financieros ilícitos), 2015, p.33.
19. Caroline Kende-Robb, Africa is rich in resources – but tax havens are keeping its people poor (África es rica en recursos, pero los paraísos fiscales hacen que la gente siga siendo pobre), 17 de mayo de 2016.
20. Africa Wealth Report 2016 – Research and Markets (Informe sobre la riqueza de África 2016, investigación y mercados), 15 de marzo de 2016.
21. Africa’s 50 Richest (Las 50 personas más ricas de África).
22. Africa Wealth Report 2016 – Research and Markets (Informe sobre la riqueza de África 2016, investigación y mercados), 15 de marzo de 2016.
23. Gabriel Zucman, Taxing across Borders: Tracking Personal Wealth and Corporate Profits (Impuestos entre fronteras: un seguimiento de la riqueza individual y los beneficios corporativos), Journal of Economic Perspectives, 2014, p.140.
Global Financial Integrity calculó que en 2011 los habitantes de África poseían 263.000  millones de libras en paraísos fiscales. Global Financial Integrity, Financial Flows and Tax Havens (Flujos financieros y paraísos fiscales), 2015, p.63.
24. Banco Mundial, Ending Extreme Poverty and Sharing Prosperity: Progress and Policies (Acabar con la pobreza extrema y compartir la prosperidad: progreso y políticas), Nota de investigación sobre políticas, 2015, p.6.
26. El Banco Mundial afirma que el porcentaje de personas que vive con menos de 3,10 dólares al día ha bajado del 77% en 1999 al 65% en 2013. Banco Mundial, Base de datos de Indicadores del Desarrollo Mundial.
27. Banco de Desarrollo Africano, The Middle of the Pyramid: Dynamics of the Middle Class in Africa (La mitad de la pirámide: dinámicas de la clase media en África), Informe de mercado, abril de 2011.
28. Véase, por ejemplo, Ajit Singh, How did East Asia grow so fast? (¿Por qué ha crecido tan rápido el este de Asia?), Noviembre de 1994.
29. FMI, Strengthening the contractual framework to address collective problems in sovereign debt restructuring (Reforzar el marco contractual para abordar los problemas colectivos de reestructuración de la deuda soberana), Octubre de 2014.
30. Jubilee Debt Campaing, UN votes for new debt rules but UK tries to block (La ONU vota nuevas reglas de deuda, pero el Reino Unido intenta bloquearlas), 10 de septiembre de 2015.
31. Kathleen Beegle, Africa is rising! But are people better off? (¡África crece!, pero ¿mejoran las condiciones para las personas?), 14 de diciembre de 2015.
32. Por ejemplo, en abril de 2017, El Salvador se convirtió en el primer país del mundo en promulgar una prohibición total sobre la extracción de minerales para proteger las reservas de agua, los medios de vida nacionales y la sostenibilidad ecológica a largo plazo.

Autor: Mark Curtis / Tim Jones

.............................................................. 

OTRA COSA:   Si insistes en pedir salarios justos, educación y sanidad para tus hijos, y el fin del abuso y la impunidad... no les va a quedar más remedio que, de Pelayo Martín

 

 

jueves, 20 de julio de 2017

Miguel Blesa

1.- Miguel Blesa enlazó dos pelotazos en su vida, aunque gigantescos: hacerse amigo de Aznar e ingresar millones por su desastrosa gestión de Caja Madrid.

Aznar con Miguel Blesa y Carmen Cafranga
Aznar con su puro, con Miguel Blesa y con Carmen Cafranga, presidenta de la Fundación Caja Madrid.


La oposición al cuerpo de inspectores de Hacienda es exigente, sin duda, pero es también una inversión para toda la vida. En el caso de Miguel Blesa –nacido en Linares hace 69 años–, fue algo más: su primer pelotazo. Le permitió conocer a José María Aznar durante la preparación para el examen, hacerse amigo de él y obtener años más tarde la recompensa. En términos monetarios, eso significó pasar de ganar mucho dinero a ser millonario.
En la década 1986-1996, se dedicó a trabajar como asesor fiscal y experto en Derecho Tributario. Su función consistía en conseguir que las empresas que le contrataban pagaran pocos impuestos. Es legal, es legítimo, pero no es precisamente lo que te da los puntos y la reputación necesarias para alcanzar uno de los grandes puestos del sistema financiero.
Sin embargo, el capitalismo español de las grandes empresas y de los grandes amigos tiene sus propias reglas, y en pocos sitios era tan fácil implantarlas como en las cajas de ahorro. El PP ganó las elecciones en marzo de 1996, y seis meses después Aznar colocó al frente de Caja Madrid a su compañero de oposiciones. Había sonado para varios cargos (Argentaria, Telefónica o Endesa), y todos se parecían en algo: empresas públicas que el Gobierno presuntamente liberal de Aznar pretendía privatizar con bicho dentro. El   bicho  era el presidente, que se quedaría en la compañía sabiendo muy bien a quién debía tanto honor y tanto sueldo.
"Aznar sólo tenía dos amigos íntimos: Juan Villalonga y Miguel Blesa", asegura un importante dirigente del PP. Pero a diferencia de Villalonga, que voló demasiado alto en Telefónica y acabó quemándose, Blesa supo manejarse bien en el mundo de la política madrileña donde el brillo y el barro son difíciles de distinguir. El presidente de Caja Madrid se movió con la habilidad del   insider  que sabe qué tiene que ofrecer a cada interlocutor en cada momento. A los suyos, lo que quisieran. A los otros –los partidos de la oposición y los sindicatos–, lo que fuera necesario para tenerlos contentos.
Y no se puede negar que el pacto con CCOO e IU que permitió su nombramiento dejó muy satisfechos a María Jesús Paredes, líder de la federación bancaria de CCOO, y a José Antonio Moral Santín, consejero en representación de IU. Ahora en IU muchos tuercen el gesto cuando oyen el nombre de Moral Santín y hace unos pocos años en CCOO se quedaron de piedra cuando   Público   reveló el inmenso patrimonio inmobiliario  de Paredes y de su marido, nada habitual entre sindicalistas liberados. Son nombres de una época oscura por la que ha habido que pagar un precio muy alto.
Nadie salía perdiendo si estaba cerca de Blesa. Los directivos de la caja, desde luego que no. Su crecimiento desaforado regó los bolsillos de los consejeros. En 2009, último año de su reinado, el Consejo de Caja Madrid cobró 12,4 millones, 4,6 veces más que cuatro años antes. El Consejo, como Bankia después, se llenó de políticos, personajes ya acabados en el partido a los que había que hacer un sitio por los servicios prestados o para que siguieran callados. Un nutrido grupo de militantes del PP vivía de los sueldos de Bankia. FAES también recibía su parte de la tarta. Blesa tenía muchas maneras de pagar su deuda con Aznar.
Y todo por conducir a la entidad financiera a la senda de la aniquilación.
Blesa puede presumir de que los últimos beneficios anuales con él al mando fueron de 360 millones de euros. Era cuando el motor estaba a punto de reventar. Suponía el 3,7% de los recursos propios, cuando en 1995 la caja había ganado el 11,5%. Pero en esa época las inversiones eran más sensatas y sostenibles.
Con Blesa, Caja Madrid   absorbió todo el crédito  que pudo de lo que ofrecían los bancos del norte de Europa. Pasó de invertir en deuda pública española e inundó de créditos hipotecarios el mercado. Justo antes del estallido de la burbuja, esas hipotecas alcanzaban los 49.000 millones de euros. Todo eso se iba financiando con el dinero que llovía desde Alemania. Se supone que a eso hay que llamarlo burbuja, pero cuando la entrega de dinero a los usuarios sólo se puede financiar con el dinero que se ingresa cada mes desde fuera, se suele utilizar el concepto de   esquema Ponzi.
Por cierto, hablando de estafas piramidales,   Bernie Madoff  acabó en prisión. Blesa acabó con una indemnización de 2,8 millones de euros tras abandonar Caja Madrid en enero de 2010 (para un total de 12,4 millones ingresados por los tres últimos años). Los dos   bancos del PP  (Caja Madrid y Bancaja) se unieron para sobrellevar el hundimiento, y eso sólo hizo que la catástrofe fuera mayor y que la nueva entidad tuviera que pedir 22.000 millones en fondos públicos.
En 2017, Blesa fue condenado por la Audiencia Nacional  a 6 años de prisión por el caso de las tarjetas black, junto al ex presidente de Bankia, exdirector gerente del FMI y exvicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato, que recibió una condena de 4 años y 6 meses de prisión. Se encontraba en libertad a la espera de la resolución del recurso que interpuso ante el Tribunal Supremo.
NOTA:
Este perfil fue publicado el 11 de diciembre de 2013. Hoy, tras la muerte de Blesa, ha sido actualizado con la condena de la Audiencia Nacional.
......................................................
2.- Ignacio Escolar · ¿Qué pasa con los juicios y sentencias pendientes de cumplir de Blesa tras su muerte? Si no renuncia a la herencia, la familia puede acabar asumiendo las multas. 19/07/2017 - http://www.eldiario.es/politica/responsabilidad-penal-Blesa-extingue-continua_0_666684237.html
.................................................... 

3.- La muerte de Blesa pone a salvo su botín 20/07/2017 13:26  EDUARDO BAYONA http://www.publico.es/politica/miguel-blesa-muerte-blesa-pone-salvo-botin.html
 El fallecimiento extingue cualquier responsabilidad criminal y las eventuales obligaciones económicas subsidiarias del banquero, que nunca llegó a ser condenado en firme.
..............................................

4.- ADEMÁS: Alejandro Requeijo María Peral Daniel Montero  20 julio, 2017 ¿Accidente o suicidio? Los Blesa ya no perderán sus bienes por las causas penales http://www.elespanol.com/espana/20170719/232477587_0.html


El fallecimiento del expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, extingue su responsabilidad penal en los tres procesos por corrupción que pesaban sobre él, de manera que también desaparecen las responsabilidades civiles derivadas de los delitos que se le atribuían y de los que no ha sido declarado autor en sentencias firmes.
Miguel Blesa, que vivía de su pensión de la Seguridad Social como jubilado, tenía embargado todo su patrimonio, tanto bienes inmuebles como cuentas corrientes, en el procedimiento conocido como caso de la tarjetas black y también en las diligencias abiertas en el Juzgado de Instrucción número 45 de Madrid por los sobresueldos presuntamente cobrados por el comité de dirección de Caja Madrid en la época en la que él era presidente de la entidad.
Su patrimonio consistía, según los registros públicos, en seis propiedades en Madrid, San Lorenzo del Escorial y Jaén. Según una información de El Economista, estas propiedades están valoradas en seis millones. La más valiosa es una parcela de 700 metros construidos en la urbanización de La Florida, una de las zonas más exclusivas de Madrid. Además, en el año 2014, los técnicos de Hacienda calcularon que Blesa cobró entre 2003 y 2011 casi 20 millones de euros.

El precedente de Jesús Gil

El embargo acordado en el caso de las tarjetas black por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu -que le impuso una fianza de 16 millones de euros que Blesa no pudo pagar- le obligaba a solicitar autorización del Juzgado para cualquier pago bancario, incluidos los gastos de luz o agua de su casa. Esa situación se ha prolongado desde octubre de 2014, pero ahora los embargos deberán levantarse tras su muerte y su familia podrá disponer de esos bienes. En el caso del fallecimiento del exalcalde de Marbella, Jesús Gil, por ejemplo, la Justicia sí reclamó a sus herederos cien millones de euros. La diferencia en ese caso es que ya había una condena firme contra Gil.
En el caso de las tarjetas black, Blesa optó por reintegrar, antes de la celebración del juicio, los 436.688,42 euros cuya apropiación indebida le imputó el fiscal. Ese dinero no será devuelto a los herederos de Blesa, estiman fuentes jurídicas consultadas por EL ESPAÑOL, ya que fue entregado como pago efectivo y no de forma preventiva por si fuera condenado.
La sentencia dictada por la Audiencia Nacional el pasado febrero en el caso de las tarjetas black condenó a Blesa y a su sucesor, Rodrigo Rato, a responder conjunta y solidariamente con el resto de condenados de los 12,5 millones indebidamente percibidos entre 2003 y 2012. Blesa hubiera tenido que satisfacer la cantidad correspondiente a su etapa de presidente (2003-2010) descontando los montantes satisfechos por los usuarios de las tarjetas que sean finalmente condenados. El Tribunal Supremo aún no ha resuelto los recursos de casación interpuestos contra el fallo de la Audiencia Nacional, por lo que este asunto, para Blesa, queda imprejuzgado (no juzgado).

El cadáver en el anatómico forense

En el procedimiento por los sobresueldos, el fiscal acusaba al expresidente de Caja Madrid de un delito de administración desleal. Le pedía una pena de cuatro años de cárcel y 8,5 millones de euros en concepto de responsabilidad civil que, en caso de haber sido condenado, hubiera tenido que pagar solidariamente con el otro acusado, Ildefonso Sánchez Barcoj. El tercer procedimiento, relativo a las participaciones preferentes de Caja Madrid, aún estaba en instrucción, por lo que no se habían establecido responsabilidades civiles.
Las autoridades certificaron la muerte de Blesa a las 8.40 horas de la mañana de este miércoles y desde la finca fue trasladado al instituto anatómico forense de Córdoba por orden del Juzgado de Instrucción Número 2 de Peñarroya-Pueblonuevo que dirige el magistrado Ramón Artacho. A lo largo de este jueves se le practicará la autopsia, que despejará la duda de si su muerte se trató de un accidente o un suicidio.
Las primeras hipótesis de los investigadores apuntaron a un suicidio, pero parte de su familia descarta está posibilidad y defienden la tesis del accidente. En cambio, otras personas cercanas a Blesa consultadas por este periódico ven inverosímil que a un experto cazador como él se le dispare accidentalmente un arma en un garaje.

"Voy a mover el coche"

Existe un tercer escenario económico que tiene que ver con el cobro de seguros. En caso de suicidio, no se cobra, mientras que si es un accidente, sí podría tener acceso a su cobertura. El cuerpo de Blesa apareció con un disparo en el pecho a las 7.50 horas en la cochera de la finca Puerto del Toro del municipio cordobés de Villanueva del Rey. El arma que había acabado con su vida es una escopeta de caza. Blesa acudía habitualmente a esa finca, gestionada por sus amigos José Romero, Rafael Alcaide y Fermín Gallardo. Llegó al lugar, sin compañía, a las 2 de la madrugada del martes al miércoles. Apenas durmió unas horas.
Según la tesis policial, a primera hora del miércoles estaba desayunando con varias personas cuando se levantó de la mesa. “Voy a mover el coche”, explicó. Acto seguido se dirigió a la cochera, donde se produjo el suceso. Según varios medios de comunicación, antes de eso se dirigió a uno de sus acompañantes para preguntarle: “¿Tienes el teléfono de mi mujer, por si tienes que llamarla?”
Blesa contaba con licencia de armas y tenía una quincena registradas. Para poder cazar es necesario contar con un seguro que se renueva periódicamente. Hay pólizas con distintas coberturas, incluyendo accidentes del cazador. Como en los seguros de vida, el suicidio anula la posibilidad de que la familia acceda al cobro. Por su parte, los cotos de caza también tienen sus propios seguros.

Días antes de su 70 cumpleaños

Horas después del suceso y una vez se conocieron las primeras impresiones de los investigadores, Europa Press recogió la versión de familiares de Blesa, según los cuales no se encontraba desanimado a pesar de la presión mediática y judicial soportada estos años por los numerosos casos de corrupción en los que estaba inmerso.
No era el peor momento por el que estaba pasando, de hecho, era el más tranquilo”, sostiene parte de su entorno. Blesa era una persona de convicciones religiosas para las que el suicidio no es una opción. Otras fuentes consultadas por EL ESPAÑOL añaden que estaba organizando una fiesta con motivo de su 70 cumpleaños el próximo 8 de agosto. Ya había comenzado a avisar a sus amigos más cercanos.
.....................................................

5.- 20 de Julio de 2017. La autopsia confirma que Miguel Blesa se suicidó: “autolesión por arma de fuego”
https://www.elindependiente.com/politica/2017/07/20/la-autopsia-revela-que-miguel-blesa-se-suicidio/
...................................................

6.- George Gonzalo ·   El Periódico
-. En 24 horas, autopsia e incineración, tiempo récord. Una elemental medida de precaución en un caso tan sensible como este, sería impedir la incineración puesto que destruye todas las pruebas e impide una segunda autopsia. Todos los pasos de posible encubrimiento se cumplen en este extrañísimo caso de supuesto suicidio .-
.......................................................

7.-  AÑADIDO el 21/7: George Gonzalo

-.Incinerarse es de pobres y BLESA ni lo era ni lo quería parecer.- Al principio había una consigna clara en los #MassMierda, la del suicidio, la familia dijo que ni de coña que: accidente y entonces la maquinaria chirrió a lo bestia, obligando a forzar la máquina dando "detalles" que no concuerdan. Luego, imagino, "toque" a la familia y ya todos nos vamos contentos con el suicidio, la autopsia express y la incineración a toda hostia. Que yo me pregunto ¿Si tenía panteón, un montón de pasta y sitio para caerse muerto. Para qué incinerarlo? ¿Se lo había dejado dicho a alguien? ¿Estaba en sus últimas voluntades? ¿Quién de su familia tiene la potestad para dar ese placet?
...........................................................


Tuvimos que expresarlo (y escribirlo) con motivo de la muerte de Rita Barberá, y parece que hace falta repetirlo tras el suicidio de Miguel Blesa: nuestro absoluto respeto al difunto, a su familia y a quienes lloran su pérdida. Eso sí, sin caer en la hipocresía de obviar que la muerte (de cualquiera) no altera ni rectifica su comportamiento en vida.


Cuando falleció inesperadamente la ex alcaldesa de Valencia, unos cuantos dirigentes del PP, desde el ministro de Justicia Rafael Catalá a su portavoz parlamentario Rafael Hernando, acusaron directamente a la prensa, a la oposición política y a los usuarios de redes sociales de haber organizado una “cacería”, un “linchamiento” que habría provocado la muerte de Barberá. Ninguno de los autores de aquellas barbaridades se ha disculpado, ni siquiera tras conocer los informes forenses que certificaban que fue su propio hígado el que se llevó por delante la vida de la dirigente valenciana después de serios y reiterados avisos.

“Miguel Blesa es Rita Barberá. La presión se cargó a Rita y se ha cargado a Miguel Blesa”, ha afirmado este jueves Fermín Gallardo, administrador de la finca cordobesa donde el exbanquero se quitó la vida de un disparo con su propio rifle. Puede disculparse la reacción espontánea de un amigo afligido por tan violenta pérdida, pero Gallardo ha argumentado además que Blesa era inocente, que las tarjetas black “las tienen todos los bancos y las han tenido todos los partidos”, y que las acusaciones eran por tanto una excusa para “llevárselo por delante”.

Gallardo, uno de los mayores gestores de cotos de caza en España, debe saber perfectamente que a Blesa lo condenó un tribunal a seis años de cárcel porque consideró que cometió varios delitos al crear, distribuir y usar esas tarjetas “opacas al fisco” durante años en el banco público a cuya presidencia le aupó a dedo su también íntimo amigo José María Aznar. Como sabe que la defensa de Blesa tenía recurrida esa sentencia ante el Tribunal Supremo, y por eso Blesa seguía en libertad. Y sabrá, o debería saber que, aparte del ya juzgado asunto de las tarjetas, Miguel Blesa estaba imputado en la causa de las preferentes, esa gigantesca estafa que arruinó a decenas de miles de pequeños ahorradores españoles (entre ellos a esos pensionistas que durante los últimos años se han venido manifestando cada jueves, hiciera calor o frío, ante las sedes de Caja Madrid o Bankia en Madrid, Barcelona y otras ciudades). Como también sabrá que Blesa estaba procesado en la causa por los sobresueldos irregulares que se repartía la cúpula de Caja Madrid bajo su presidencia. Sobre las responsabilidades de Blesa en esas causas basta un vistazo al dossier de infoLibre para comprobar la multitud de pruebas documentales que las señalaban.

La autopsia ha confirmado que Blesa se suicidó. Conocer las causas concretas que le llevaron a tomar esa decisión es prácticamente imposible. Ni siquiera sabemos si había barruntado esa posibilidad en algún momento anterior o si había recibido ayuda psicológica si la precisaba. Antes de caer en la tentación de achacar a la “presión” de otros la autolesión letal conviene informarse sobre una lacra que se ha convertido en algunas franjas de edad (especialmente muy jóvenes) en la principal causa de muerte en España, y cuyo incremento algunos estudios relacionan con los efectos de la crisis económica. Cabe exigir también el máximo respeto hacia los preferentistas arruinados que se han quitado la vida por desesperación absoluta, según las denuncias de las propias asociaciones de damnificados.

Por lo demás, ni la muerte de Rita Barberá elimina las irregularidades que bajo su mandato se cometieron por el PP de Valencia ni el suicidio de Blesa convierte en humo sus responsabilidades en la gestión del mayor fiasco bancario que han sufrido los contribuyentes españoles. Debería saberlo Rafael Hernando, quien se despachó hace unos días con la siguiente sentencia en Twitter:
 

Las responsabilidades penales (de cualquiera) se extinguen cuando uno fallece, lo cual no quiere decir que los hechos no existieran o que las causas no continúen en lo que concierne a otros acusados. Incluso podría ocurrir que los herederos de Blesa tuvieran que asumir consecuencias económicas por las tarjetas black.

Si cabe establecer algún paralelismo entre los casos de Rita Barberá y de Miguel Blesa sería el aislamiento palmario en el que la inmensa mayoría del PP los dejó en los últimos tiempos. Achacar la causa de sus muertes a la “presión” de la soledad sería tan injusto y descabellado como esa extendida afición a convertir en víctimas a los culpables y viceversa. 
............................................
OTRA COSA: 25 años de la Ronda de Boltaña! Fiesta: 21 a 23 Julio.

La Ronda de Boltaña